Pavimentos deportivos: ¿Qué son y cuáles son sus características?

Pavimentos deportivos

La superficie es fundamental para el correcto desempeño de la práctica deportiva. En ocasiones, inclusivo, juega un papel decisivo en el propio deporte y en lo que se espera del mismo. Y es que, cuando se habla de pavimentos deportivos, se hace referencia a la superficie diseñada y construida para un correcto rendimiento de los y las deportistas en instalaciones deportivas. Este tipo de suelo, que varía en función del deporte a practicar, es el que se instala en la superficie de canchas, pistas o áreas destinadas a practicar actividades deportivas como baloncesto, tenis, fútbol, atletismo…

Una de las principales particularidades de los pavimentos deportivos es que están específicamente diseñados para mejorar el rendimiento y la seguridad de los y las atletas. Generalmente, este tipo de suelos deportivos están compuestos por diferentes capas y materiales que proporcionan características como resistencia al desgaste, tracción, amortiguación de impactos y durabilidad, entre otros. 

Si quieres saber más sobre estas superficies, este artículo te interesa. A continuación, te contamos qué tipos de pavimentos deportivos existen. 

 

Tipos de pavimentos deportivos

 

Las necesidades de cada deporte en particular son decisivas en lo que se refiere a las características de los pavimentos deportivos. Algunos aspectos como la motricidad de los y las deportistas, el tipo de pelota, el juego que se practique, si se trata de un espacio interior o exterior o las necesidades específicas de la instalación deportiva son algunos condicionantes que determinan el tipo de suelo deportivo necesario. En este sentido, algunos ejemplos comunes son: 

 

  • Pavimentos de superficie dura: Como los suelos de hormigón o asfalto, destinados a deportes como el hockey sobre patines, tenis o, en ocasiones, baloncesto. 
  • Pavimento de madera: se utiliza en deportes como el baloncesto, voleibol o fútbol sala, al proporcionar una superficie más elástica y de buen rebote.  
  • Pavimento sintético: como el césped artificial, utilizado en campos de fútbol o hockey. 
  • Pavimento natural: como la arena o el césped, que se emplea en algunos deportes como el rugby, fútbol, voleibol… 
  • Pavimento de caucho: comúnmente utilizado en pistas de atletismo, ya que proporciona una buena amortiguación y resistencia a los impactos. 

 

En definitiva, los pavimentos deportivos cuentan con sus propias características y requisitos en función del deporte que se practica sobre los mismos. Es importante tener en cuenta qué práctica deportiva se va a llevar a cabo para determinar el tipo de suelo ideal en cada caso. 

 

Características y propiedades de los pavimentos deportivos

 

Aunque si bien se ha explicado que las características de los pavimentos deportivos varían en función del deporte a practicar, se puede considerar que existen algunas propiedades que se deben tener en cuenta en este tipo de instalaciones. Entre estas propiedades destacan: 

 

  • Resistencia: Los pavimentos deportivos deben ser resistentes y capaces de soportar el desgaste causado por el tránsito intenso, la fricción y el impacto de las actividades realizadas. Debe ser resistente a la abrasión y duradero. 
  • Tracción: Un nivel adecuado de tracción que permita los movimientos seguros de los y las atletas es otro factor importante. Los pavimentos deportivos deben tener la capacidad de minimizar el deslizamiento y prevenir caídas y lesiones. 
  • Amortiguación de impactos: Es importante que el pavimento deportivo tenga propiedades de amortiguación para reducir la tensión articular de los atletas. Esta capacidad variará en función del deporte a practicar y sus necesidades. Esta característica puede ayudar a prevenir lesiones, especialmente en deportes que requieren de saltos o movimientos repetitivos. 
  • Flexibilidad: Otra de las características de los pavimentos deportivos es que debe tener cierto grado de flexibilidad para adaptarse a los movimientos y cambios de dirección rápidos que se producen. 
  • Superficie uniforme: La superficie del pavimento deportivo debe ser nivelada y uniforme para evitar irregularidades que den lugar a tropiezos o desequilibrios. 
  • Mantenimiento sencillo: Es deseable que los pavimentos deportivos sean de fácil mantenimiento y limpieza, garantizando un entorno más seguro. 

 

Estos son algunos de los puntos principales a tener en cuenta a la hora de considerar un tipo de suelo para la práctica deportiva. No obstante, esto siempre estará condicionado por el tipo de deporte que se practique y las necesidades específicas de la instalación. 

 

Diferencias entre el pavimento deportivo en exterior y en interior

 

Además del deporte a practicar, la ubicación de los pavimentos deportivos es otro factor clave a la hora de determinar qué tipo de suelo instalar. De hecho, este factor va más allá del propio deporte y, por eso, en ocasiones se puede ver que dependiendo de si se trata de un espacio exterior o uno interior, el mismo deporte puede practicarse en pavimentos distintos. Algunas de las principales diferencias entre interior y exterior son: 

 

  • Materiales: Los pavimentos deportivos de interior suelen estar compuestos por materiales como el vinilo, la madera, el caucho o el poliuretano. Estos materiales están diseñados para brindar tracción, amortiguación y rendimiento específico para deportes indoor. En cambio, los suelos deportivos de exterior deben ser resistentes a la intemperie, por eso se emplea a menudo césped artificial, caucho granulado o asfalto para resistir las condiciones climáticas y el desgaste externo. 
  • Resistencia a la intemperie: Los pavimentos deportivos en interiores no están expuestos a las condiciones climáticas adversas como el sol o la lluvia. Los de exterior sí deben estar diseñados para soportar cambios de temperatura, humedad o exposición a rayos UV. 
  • Drenaje: El pavimento deportivo de exterior debe contar con un sistema de drenaje adecuado para permitir el flujo del agua de lluvia. De esta manera, se evita la acumulación de agua en la superficie y ayuda a mantener condiciones seguras. En interiores este aspecto no se contempla. 
  • Superficie y tracción: Los pavimentos de interior suelen tener una superficie más lisa y uniforme para facilitar el deslizado controlado y los movimientos rápidos. En exterior, la superficie suele ser más rugosa o con una textura que ayude a realizar una tracción adecuada incluso en condiciones húmedas o resbaladizas.  
  • Mantenimiento: En interior, generalmente, se requiere de un mantenimiento regular, como la limpieza o pulido, para mantener su apariencia y rendimiento. En cambio, los pavimentos deportivos de exterior pueden requerir de otro tipo de mantenimiento como la reparación de áreas dañadas por la intemperie. 

 

Como se ha explicado a lo largo del artículo, la elección de los pavimentos deportivos depende de múltiples factores que van desde la ubicación del espacio hasta el deporte que se practica. Si estás valorando la instalación de una superficie segura y que garantice un rendimiento adecuado en pabellones u otras instalaciones deportivas, contacta con nosotros. En Hausâl somos expertos en pavimentos para la práctica deportiva como puedes ver en el Pabellón Dolores Escamilla. ¡Estaremos encantados de ayudarte! 

Compartir